HISTORIA

Historia / Historia del azúcar

La sal de la India.

El lugar de origen de la caña de azúcar está situado en Nueva Guinea. Desde allí su cultivo se extendió a China y al cercano Oriente en el año 4.500 a.C.

Siglo IV a.C. La primera noticia escrita que se tiene en Occidente sobre la caña de azúcar procede de un almirante de Alejandro Magno que la conoció en la India, y de la que decían "Existe una clase de caña que produce miel sin la intervención de las abejas".

Siglo I d.C. Los griegos y los romanos conocían el azúcar y lo denominaban "Sal de la India".

Siglo VII d.C. 627 d.C. Primera referencia escrita que existe sobre el azúcar elaborado, en las crónicas del asalto al palacio del Rey de Persia.
640 d.C. Los árabes conquistan Egipto y comienzan a plantar caña de azúcar en las riberas del Nilo. A partir de allí, su cultivo se extendió al Norte de África y al Sur de Europa. Los Árabes integran el azúcar plenamente en su gastronomía.

El azúcar llega a la Península Ibérica
Siglo X d.C. El azúcar llega de mano de los árabes, que plantan caña de azúcar en la zona Sur y Levante de la Península Ibérica. El azúcar se implantó como una especia más para perfumar platos, lo mismo que la sal o la pimienta.

El cultivo en las Américas
El cultivo de la caña de azúcar en las islas Canarias, Azores o Madeira, fue determinante para la explotación de este cultivo en el Nuevo Mundo. En el segundo viaje de Colón a América, en el 1.496 d.C., se transportó caña de azúcar en las naves españolas.

Los artífices del milagro del azúcar fueron los portugueses con sus plantaciones en Brasil. Asimismo los franceses lo introdujeron en sus colonias del Océano Indico, los holandeses en las Antillas y de nuevo, los españoles en las Filipinas y otros archipiélagos del Pacífico.

A finales del siglo XVII la producción y el consumo de azúcar de caña se encontraba extendido prácticamente por todo el mundo y la mayoría de los pueblos conocían su sabor y sus propiedades.

Entre los siglos XVI y XVIII se puede considerar el consumo del azúcar como parte de la dieta de las élites, y hay que esperar hasta el siglo XIX para que comenzara a difundirse entre todas las clases sociales.

La remolacha azucarera y Napoleón Bonaparte.

1747 Andreas Margraff, un farmacéutico de Berlín, publica que el azúcar contenido en la remolacha es exactamente el mismo compuesto que el de la caña y logra extraer azúcar de la remolacha.

1748 Este descubrimiento da pie al nacimiento de la industria remolachera, que se inicia en Prusia y se desarrolla en Francia, bajo los auspicios de Napoleón.

1800 Las colonias eran los principales productores mundiales de azúcar. La lucha por su independencia amenazaba el abastecimiento de Europa y por ello Napoleón continuó impulsando la remolacha.

1812 Napoleón condecoró una fábrica remolachera con la Cruz de la Legión de Honor e impulsó un Decreto por el que se creaban cinco fábricas azucareras, asegurando así el abastecimiento de azúcar. Se desarrollaron diversas plantas en Francia, Alemania, Prusia, Austria-Hungría, Rusia, Bélgica y Holanda.

1877-1898 En España, no se comenzó a sembrar remolacha hasta finales del siglo pasado, coincidiendo con el surgimiento de problemas con Cuba. La primera fábrica remolachera se instaló en Córdoba, en 1877, proliferando en años siguientes otras fábricas y cultivos en el resto de la geografía nacional.

Actualmente en España y en la Unión Europea, el azúcar pertenece a un sector cuya producción está regulada en el contexto de la Organización Común del Mercado, política que, entre otras pautas, determina las cuotas de producción de azúcar por país.