La importancia de regar bien

8 agosto, 2018
mantenimiento-maquinaria-agricola
Mantenimiento de maquinaria agrícola
6 agosto, 2018
cercospora-remolacha-2
La importancia del control de las enfermedades foliares en la remolacha
10 agosto, 2018
importancia-regar-bien-aimcra-azucarera
8 agosto, 2018

La importancia de regar bien

En el cultivo de la remolacha azucarera en España el riego es el factor más importante y limitante de la producción en caso de falta de agua.

Al mismo tiempo, el riego permite alcanzar los mayores rendimientos del mundo, gracias al alto nivel de radiación solar.

Por otro lado, cada vez se es más consciente de que el agua, por ser un bien escaso está sometido cada día a más control, lo que va a obligar en los próximos años a demostrar la capacidad de hacer un uso eficiente de él.

Es muy importante manejar bien el riego, aportando a la remolacha sólo el agua que necesita y cuando lo necesita. No hay que aportar más agua de la necesaria (no se aprovecha), ni menos (se pierde producción).

El agua

El agua es un bien cada vez más caro, hoy tiene una especial incidencia el coste energético del riego, que según las zonas se sitúa entre el 10% y el 30% de los costes totales de cultivo.

Para seguir siendo competitivos es inaplazable disminuir el gasto energético mediante medidas de eficiencia energética.

Las tres preguntas

Recordados los principales condicionantes del riego, hay que hacer frente a tres preguntas clave: cuánta agua aportar, cómo se tiene que aplicar y cuándo hay que regar.

Es necesario, por tanto, programar los riegos en base a las necesidades reales del cultivo.

La cuestión es acertar a la hora de estimar cuáles son esas necesidades, para ello se usan diversos métodos, entre los más utilizados están los basados en el cálculo de la evapotranspiración del cultivo, estimada a partir de datos meteorológicos, hasta las nuevas técnicas de teledetección o la utilización de sondas de diverso tipo, que estiman el contenido de humedad en el suelo en puntos representativos de la parcela.

AIMCRA ha trabajado en todos ellos, pero los basados en el cálculo de la evapotranspiración a partir de datos meteorológicos, son los que más se ajustan a la realidad, pues se lleva muchos años contrastando resultados y sirven para realizar estimaciones a nivel de parcela.

Tanto la utilización de sondas de humedad como la teledetección son un apoyo, se están desarrollando en la actualidad y sin duda se aplicarán de forma masiva en un futuro, pero es necesario hacer más estudios para poder interpretar correctamente los resultados.

¿Cuánto regar?

Para responder a esta pregunta, desde 1995 AIMCRA informa de las necesidades hídricas del cultivo, a todos los agricultores y técnicos que lo solicitan en las zonas norte y sur.

Esto se hace a través del plan de asesoramiento de riego (PAR). Durante la campaña de riego, una vez implantado el cultivo, los agricultores remolacheros reciben el dato del consumo de agua semanal del cultivo en su zona a través de la App de AIMCRA.

En las tablas 1 y 2 se relacionan las subzonas de recomendación junto con la ubicación de las estaciones meteorológicas asociadas, tanto para el NORTE como para la zona SUR.

Para el cálculo del consumo semanal del cultivo, es utilizada la evapotranspiración de referencia (ETo) calculada por el método de Penman-Monteith en base a datos climáticos de las estaciones meteorológicas del ITACyL en Castilla y León, S.I.A.R en La Rioja, NEIKER en el País Vasco, INTIA en Navarra e IFAPA en Andalucía. El coeficiente de cultivo es el propuesto por AIMCRA.

A través del PAR, los agricultores conocen el consumo semanal que ha tenido el cultivo de la remolacha, con lo que pueden elaborar el Balance Hídrico y programar los riegos que se deben aportar al cultivo. 

Tabla 1. Estaciones NORTE
FABRICAS ZONAS SUBZONAS ESTACION  METEOROLÓGICA
LA BAÑEZA Paramo alto tradicional, Paramo alto modernizado, Paramo bajo, Astorga y La Bañeza Paramo alto tradicional/modernizado

La Bañeza y Astorga

BUSTILLO DEL PÁRAMO
Cea/Esla Payuelos SANTAS MARTAS
Páramo Bajo ZOTES DEL PARAMO
TORO Casasola, Valladolid Este, Valladolid Sur, Tierra del Pan, Tierra del Vino, Salamanca sondeo, Salamanca canal y Ávila

Segovia

Casasola,

Tierra del Pan, Valladolid Este

TORDESILLAS
Tierra de Campos MEDINA DE RIOSECO
Valladolid Sur MEDINA DEL CAMPO
Ávila NAVA DE AREVALO
Tierra del Vino TORO
Benavente COLINAS DE TRASMONTE
Salamanca sondeo TORRECILLA DE LA ORDEN
Salamanca Canal ALDEARRUBIA
Segovia NAVA DE LA ASUNCION
TORO

 

Benavente, Esla, Cea – Payuelos y Nava – Carrión

Tierra de campos y Palencia

Nava – Carrión FUENTES DE NAVA
Palencia HERRERA DE PISUERGA
MIRANDA Arlanzón – Pisuerga  y Aranda – Soria Arlanzón – Pisuerga y Aranda – Soria VADOCONDES
Bureba Treviño y Valles Alaveses Bureba Treviño y Valles Alaveses. ZAMBRANA
Llanada Alavesa Llanada Alavesa ARKAUTE
La Rioja La Rioja CASALARREINA
Navarra Navarra ARTAJONA
PITILLAS
Tabla 2.  Estaciones SUR
FABRICA SUBZONAS ESTACIONES
GUADALETE Aznalcázar AZNALCÁZAR
Campiña de Cádiz JEREZ FRA.
Campiña y Marisma Sevilla A LAS CABEZAS
Campiña y Marisma Sevilla B LEBRIJA I
Puerto de Santa María PTO. STA. Mª
Medina, Alcalá, Litoral Sur y Campo de Gibraltar VEJER FRA.
Sevilla Centro RINCONADA
Sevilla Norte ÉCIJA
Sierra de Cádiz VILLAMARTÍN

importancia-regar-bien-aimcra-azucarera-3

¿Cómo regar?

Para responder correctamente a esta pregunta, hay que conocer el tipo de suelo y la instalación de riego de que se dispone.

  • Tipo de suelo:

El suelo funciona como un almacén de agua y condiciona la dosis máxima de cada riego.

En suelos arenosos es preciso regar con mayor frecuencia, pero con dosis más bajas, y utilizar dosis mayores y con menor frecuencia cuando los suelos sean más fuertes.

De forma general,no se deben superar dosis de 20 L/m en suelos arenoso y de 40 L/m2 en los más fuertes, aunque la cantidad de agua a la semana será la misma, repartida en más o menos riegos según el tipo de suelo.

  • Instalación de riego:

La instalación de riego distribuye el agua en la parcela. El sistema más utilizado en la remolacha es la aspersión mediante cobertura total o pivotes circulares o de avance frontal.

Es necesario conocer la pluviometría del sistema de riego (cantidad de agua por m2 y hora, L/m2/h o mm/h). Esta nunca deberá superar la tasa de infiltración del agua en el suelo, para evitar pérdidas por escorrentía superficial o encharcamiento.

Es muy importante distribuir el agua uniformemente. Hay que tratar que todos los puntos de la parcela reciban la misma cantidad de agua. La uniformidad puede verse afectada por factores como el viento, la presión de funcionamiento, el diseño del propio aspersor, el marco de riego y el tamaño y número de boquillas.

Para mejorar la uniformidad del riego en coberturas totales hay que seguir las siguientes recomendaciones:

  • Todos los aspersores deben ser de la misma marca y modelo
  • Todos los aspersores deben tener el mismo número y diámetro de boquillas
  • La presión nominal de trabajo ha de estar entre 3 y 4 kg/cm2
  • La diferencia de presiones entre los aspersores situados al inicio y final del ramal deberá ser inferior al 20%
  • La pluviometría del sistema se recomienda que sea inferior a 8 mm/hora

mportancia-regar-bien-aimcra-azucarera-2

¿Cuándo regar?

Sabiendo cuánta agua necesita y cómo hay que aplicarla, sólo queda por saber cuándo regar, es lo que se llama programar los riegos.

Hoy por hoy, el mejor método para programar los riegos en la remolacha es el método del balance de agua en el suelo, conocido como Balance Hídrico.

Para aplicar este método hay que conocer los datos semanales de consumo facilitados por el PAR y los aportes de agua a la parcela mediante lluvias y riegos.

El balance se hace semanalmente en un día fijo y es útil ir escribiéndolo sobre una tabla. En ella se colocan en diferentes casillas el agua consumida, la lluvia caída y el riego aplicado la semana anterior. El resultado o saldo final indica el agua que hay en el suelo a disposición de la remolacha.

Así se calculará cada semana:

Saldo inicial + Riego + Lluvia – Consumo = Saldo final

Este saldo final será el saldo inicial con que se parte para la semana siguiente.

La realización del balance hídrico es muy fácil de llevar a cabo, pero exige la disciplina de realizarlo todas las semanas.

El dato de consumo se consigue en la página web de AIMCRA o mediante una notificación que llega a la App de AIMCRA.

La lluvia caída durante la semana se puede medir con un pluviómetro. En coberturas, el agua que se aplica con el riego se puede estimar por la duración del riego y la pluviometría de la instalación, y en pivotes la dosis de riego se calcula a partir de la carta y de la velocidad de avance (consultar características de la instalación).

Pluviometro-parcela-medir-lluvias

A través del programa de AIMCRA se puede ir construyendo el balance, tan solo es necesario introducir los riegos y las lluvias semanalmente. Incluso estos datos se podrían ir rellenando automáticamente si disponemos de un programador y un equipo de comunicaciones instalado en la parcela.

Un ejemplo de balance hídrico:

Hay que recordar que el cálculo del balance hídrico suele ser al final de la semana y en él se ponen los datos de la semana anterior. Se calcula el saldo final y se programa la semana siguiente. A continuación se pone un ejemplo de balance hídrico realizado en la remolacha de la finca de AIMCRA en los meses de junio y julio, con una dosis de riego de 30 L/m2.

 

semana

 

 

Saldo inicial

mm

Fecha  

Riego

mm

Total riego

mm

 

Lluvia

mm

Consumo

mm

 

Saldo Final

mm

 

1-7 junio 0 6/06/2017 30 30 9 31 8
8-14 junio 8 9/06/2017 30 30 0 39 -1
15-21 junio 0 16/06/2017 30 60 0 50 10
19/06/2017 30
22-28 junio 10 24/06/2017 30 30 11 53 -2
29-5 julio 0 30/06/2017 30 60 0 51 9
4/07/2017 30
6-12 julio 9 8/07/2017 30 30 6 52 -7
13-19 julio 0 15/07/2017 30 60 0 58 2
18/07/2017 30

 

Conocidos los datos de la semana anterior, se calcula el saldo final y se programa el riego para la semana siguiente.

  • Si el saldo final es superior a la dosis de riego, el saldo inicial de la siguiente semana no será superior al de la dosis máxima admitida por el suelo (se supone que el suelo no puede retener más agua) y se debe esperar unos días a regar
  • Cuando el saldo final es positivo, pero menor que la dosis, se estimará cuándo se agota el agua del suelo para dar el siguiente riego
  • Cuando los consumos son grandes, mayores que la dosis de riego, se darán varios riegos a la semana para satisfacer las necesidades hídricas del cultivo. Nunca se ha de superar la dosis máxima de riego, si se necesita aplicar más agua se repartirá en 2 o hasta 3 riegos semanales
  • Si el saldo final está próximo a cero, conviene regar enseguida. Las reservas de agua se están agotando y si no se riega, la remolacha sufrirá estrés hídrico y perderá producción
  • Cuando el saldo final es negativo, ya se ha producido una falta de agua. Hay que regar inmediatamente para que la remolacha no siga perdiendo producción. En el saldo inicial se pone cero
FacebookTwitterEmailPrint

Comments are closed.

Comments are closed.

REMOLACHEROS PROFESIONALES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies