La importancia del control de las enfermedades foliares en la remolacha

10 agosto, 2018
importancia-regar-bien-aimcra-azucarera
La importancia de regar bien
8 agosto, 2018
cercospora-remolacha-2
10 agosto, 2018

La importancia del control de las enfermedades foliares en la remolacha

Las enfermedades foliares afectan cada año hasta un 30% del cultivo de remolacha en España ocasionando grandes pérdidas en el sector agrario.

Este tipo de enfermedades proliferan en climas con una humedad relativa elevada y durante los últimos años los ataques han aumentado tanto en la zona sur como norte de la península,  con mayor incidencia en La Rioja.

Cercospora

La enfermedad foliar más agresiva es la Cercospora (Cercospora beticola), también conocida como “viruela” por la gran resistencia climática que poseen sus esporas. Esta variedad afecta a todas las zonas remolacheras cuando la humedad y las condiciones climáticas son óptimas para su germinación y es la principal responsable de pérdidas de plantaciones de remolacha azucarera en España.

Presenta síntomas en forma de manchas redondeadas y de color marrón en la lámina de las hojas, pudiendo estar rodeadas de un halo de un tono más oscuro. Con el tiempo estas manchas secan la hoja por completo hasta provocar su caída. El hongo se alimenta de los residuos de la planta, por lo que el proceso de infección se repite varias veces a lo largo de su ciclo vegetativo.

En las zonas de alto riesgo de Cercospora es recomendable utilizar variedades de remolacha con menor sensibilidad y llevar un control químico desde el momento que aparecen los primeros síntomas, con intervalos de 21 días, aplicando fungicidas IBS mezclados con Mancoceb para evitar la tolerancia y resistencia a las sustancias químicas.

Oídio

El Oídio (Erysiphe betae) aparece también en condiciones de humedad elevada y actúa de forma similar a la Cercospora,  amarilleando y secando los tallos y hojas de la planta.

Se presenta en forma de manchas estrelladas de aspecto algodonoso en tonos blanquecinos tirando a grisáceos cuando densifica en condiciones favorables. Es altamente diseminable por lo que su control ha de ser más riguroso, utilizando azufre como fungicida base o alternando con fungicidas sistémicos con intervalos de 21 días.

Roya

La Roya (Uromyces betae) también necesita de humedad elevada aunque en sus síntomas presenta pústulas voluminosas y circulares en ambas caras de la hoja.

Estas póstulas de color marrón rojizo que oscurecen en los meses de invierno alojan masas de esporas que invaden las capas exteriores del tallo, limitando la producción de tallos secundarios de la planta y por ende, de flores y semillas, pudiendo ocasionar su muerte.

AIMCRA recomienda adoptar medidas preventivas y respetar la rotación de cultivos en zonas propensas o con antecedentes para garantizar un cultivo sano y productivo.

En cuanto al uso de tratamientos fungididas, aconseja en cualquier caso alternar los fungicidas con Mancozeb para evitar la tolerancia y resistencia de los hongos a las sustancias químicas.

Más información

Para más información sobre enfermedades foliares de la remolacha puede consultar la publicación sobre plagas y enfermedades que encontrará en la web de AIMCRA.

FacebookTwitterEmailPrint

Comments are closed.

Comments are closed.

REMOLACHEROS PROFESIONALES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies